BESTA Kitty Loo – Hackers de IKEA


Materiales:
Banco BESTA, sierra de calar, compuesto para juntas, papel de lija, pintura, puerta de plástico Petsafe, Caja de arena

Descripción:
Recientemente nos mudamos de una casa a un pequeño apartamento en Nueva York y tuvimos el desafío de encontrar el lugar perfecto para poner la caja de arena para gatos. Como incluso el más grande amante de los gatos autoproclamado podría admitir, las cajas de arena son antiestéticas, por lo que ocultarlas y mantenerlas accesibles es difícil.

Nos inspiramos en el ocultador de cajas de arena DIY de Sari en moderncat.net.


Tuvimos la altura suficiente debajo del lavabo en el baño para colocar un pequeño banco BESTA.

1. Ensamblamos la caja y usamos una sierra de calar para cortar un orificio de acceso siguiendo la plantilla incluida en el kit de puerta para gatos.

2. El núcleo de BESTA está corrugado, por lo que aplicamos compuesto para juntas para rellenar el borde, lo lijamos y lo pintamos con un esmalte de aceite blanco duradero.

3. Cuando estuvo seco, adherimos el lado liso de la puerta Petsafe al frente de la unidad para una apariencia limpia.

4. Para asegurarnos de que la puerta del gabinete se cerrara completamente, rasuramos un poco el costado de la caja de arena plástica.

5. No queríamos que la caja de arena se deslizara dentro de BESTA, así que cortamos un trozo del estante BESTA para que la caja de arena quede ajustada.

6. El acceso para limpiar la caja es fácil simplemente abriendo la puerta del gabinete. La pala para caca se puede guardar en el interior.

Para acostumbrar a Laylacat & Mr. Tudball a la nueva caja BESTA, la colocamos junto a la caja de arena vieja. ¡Estábamos encantados de que eligieran el nuevo baño!

¿Te ha gustado? No puedes dejar de mirar los truquitos de decoración que te presentamos