Cama Kura transformada en cama kingsize con cueva acogedora

Materiales: Cama kura

Descripción: Mi hijo y yo vivimos en muy poco espacio, así que quería hacer una cama para los dos que no ocupara demasiado espacio.

Compré una cama Kura, la pinté de blanco y quité uno de los paneles de la cama para colocar un colchón de 140 × 200 cm en lugar del original de 90 × 200 cm. El nuevo colchón es mucho más ancho que el original, así que tuve que hacer nuevos rieles para la cama, los pinté de azul. Debajo coloco varias estanterías para los juguetes de mi hijo, así como una lámpara y estrellas brillantes debajo de la cama, para que él las observe cuando se vaya a dormir.

Pinté el final de la cama con pintura magnética y encima de esa pintura para usar tiza. ¡También hice cortinas con tela de Ikea, para que él pueda cerrarlas y tener una pequeña «cueva» allí!

Ahora duermo encima y mi hijo debajo. Como beneficio, todos sus juguetes caben debajo de la cama, ¡así que ahorré tanto espacio!

¿Te ha gustado? Pues vas a alucinar con estos otros trucos